El 13 de septiembre de 1810 se creó la Biblioteca Pública de Buenos Aires tras la resolución de la Primera Junta de Gobierno, que advertía sobre la atención de los jóvenes que descuidaban su educación por estar enfocados en tareas de guerra tras las Invasiones Inglesas.

Dicha iniciativa fue impulsada por Mariano Moreno, secretario de gobierno. Otras propuestas afines fueron la creación de la Gazeta de Buenos Ayres y la traducción de «El Contrato social», de Rousseau.

El día 13 de septiembre fue establecido como Día del Bibliotecario y la Bibliotecaria  por el Congreso de Bibliotecarios, reunidos en Santiago del Estero en el año 1942, y fue instituido a nivel nacional, en 1954, mediante sanción del Decreto Nro.17.650/54, en homenaje a los bibliotecarios de todo el país.