El 23 de septiembre se celebra el Día Internacional de las Lenguas de Señas, para promover y concientizar sobre la importancia de ésta forma de comunicación y así enriquecer los derechos humanos de los individuos con hipoacusia en el mundo.

La fecha conmemora la creación de la Federación Mundial del Sordo en 1951, organización no gubernamental que hoy por hoy ostenta el carácter de órgano consultivo de las Naciones Unidas y máxima autoridad mundial para la defensa de los derechos e intereses de las personas con disfunción auditiva.

Según la Federación Mundial de Sordos, existen aproximadamente 72 millones de personas sordas en todo el mundo, más del 80 por ciento vive en países en desarrollo.

Naciones Unidas  defiende el acceso temprano a la lengua de signos y su incorporación tanto en el ámbito educativo como en los diferentes bienes y servicios disponibles para la ciudadanía, dos aspectos “decisivos para el desarrollo y la realización de las personas sordas”.

Millones de personas sordas de todo el mundo celebrarán este día con la vista puesta en un objetivo: que la presencia y uso de lengua de signos en todos los ámbitos deje de ser un derecho pendiente y se convierta en una realidad.