El 30 de marzo fue la fecha elegida para conmemorar el Día Mundial del Trastorno Bipolar, debido a que es el natalicio de Vincent Van Gogh, este famosísimo pintor que fue póstumamente diagnosticado de padecer posiblemente este tipo de trastorno.

Los trastornos bipolares se caracterizan por episodios depresivos que se alternan con otros de exaltación del ánimo (llamados maníacos o hipomaníacos, según la gravedad), de forma muy distinta a una simple inestabilidad anímica. Estas fluctuaciones persistentes en el ánimo y en el nivel de energía llevan a una alteración en el funcionamiento social o laboral, impactando tanto sobre la vida de quienes lo padecen como en la de sus familiares, amigos y cuidadores.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), unas 60 millones de personas en el mundo padecen Trastorno Bipolar en alguna de sus formas, esto es, aproximadamente un 5% de la población. Estadísticas locales serias dicen que un 3.5 de los argentinos lo padecerán en algún momento de su vida.