La mutilación genital femenina es una práctica que implica la alteración o lesión de los genitales femeninos por motivos no médicos.

Más de 200 millones de mujeres y niñas vivas actualmente han sido objeto de la mutilación genital femenina en los 30 países de África, Oriente Medio y Asia donde se concentra esta práctica, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Esta práctica es reconocida internacionalmente como una violación grave de los derechos humanos, la salud y la integridad de las mujeres y las niñas.

Solo en 2021, 4,16 millones de niñas están en riesgo de sufrir mutilación genital femenina.

Para promover su erradicación es necesario realizar esfuerzos coordinados y sistemáticos en los que participen las comunidades en torno a la concienciación sobre los derechos humanos, la igualdad de género, la educación sexual y la atención a las víctimas de la ablación.

En EDES, repudiamos la violencia contra la mujer.