El astrónomo italiano Galileo Galilei fallecía un día como hoy en 1642, en Italia, a los 77 años de edad.

Debido a sus revolucionarios descubrimientos, es considerado el “padre de la astronomía moderna”, el “padre de la física moderna” y el “padre de la ciencia”.

Dedicó gran parte de su vida a la investigación. Sus estudios sobre la caída de los cuerpos asentaron las bases sobre las que Newton desarrolló la física clásica y la invención del telescopio astronómico redefiniría el campo de la astronomía al permitirle obtener pruebas que respaldaban el modelo heliocéntrico de Copérnico.

El telescopio le llevó a descubrir las fases de Venus, las manchas solares o la superficie irregular de la Luna pero sobre todo convencieron a Galilei de que era la Tierra la que giraba alrededor del Sol y no al revés, como la Iglesia pensaba.

La Iglesia Católica le solicitó a Galilei que se retractara de sus afirmaciones heliocéntricas y, al negarse este, le acusó de “sospecha grave de herejía” e hizo que la Inquisición le juzgara. Galileo Galilei fue condenado a arresto domiciliario durante el resto de su vida.